Construcciones Metálicas Valls

La empresa

Construccions Metàl·liques i Derivats Valls es una empresa de construcción de estructuras metálicas, cerrajería y cerramientos metálicos con una amplia experiencia en el sector abalada por más de 70 años de dedicación y trabajo.

Fundada el 1947 como taller de cerrajería haciendo los trabajos propios de la época: fabricación y mantenimiento de herramientas del campo y herrar animales. Año tras año y generación tras generación, el taller fue evolucionando hacia nuevos campos adaptándose a las necesidades de cada época. A partir de los años 80, y dentro de la tercera generación familiar, se da un fuerte impulso a los trabajos de la construcción metálica, sin olvidar los trabajos tradicionales como la forja artística. Se amplía el abanico de actividades a la carpintería de aluminio, el vidrio y el acero inoxidable.

La inquietud por consolidarse, la ilusión y las ganas de mejorar han llevado a la empresa a un desarrollo profesional que nos da un posicionamiento privilegiado en el mercado de la cerrajería y cerramientos metálicos. La amplia gama de campos que trabajamos nos permite ofrecer un servicio integral muy valorado por nuestros clientes.

Disponemos de 1200 m2 de taller con maquinaria para la completa manufacturación y elaboración de trabajos realizados con chapa: guillotina, plegadora, curvadora, prensa, etc.

Para la realización de trabajos pesados con acero, se dispone de 2 puentes grúa de capacidad hasta 5 tonas cada uno y 10 metros de altura. Actualmente la sección de carpintería de aluminio cuenta con taller completamente independiente y totalmente equipado para realizar cualquier tipo de manipulación.

Construccions Metàl·liques i Derivats Valls cuenta con una plantilla joven y muy cualificada de trabajadores sin la cual, cualquier esfuerzo de mejora y evolución no hubiera sido posible.

Missión, visión y valores

Esta sólida experiencia en nuestro campo, combinado con el esfuerzo continuo realizado por adaptarnos a la evolución del sector de la construcción, tanto en la aplicación de nuevos materiales como en la gestión y organización del trabajo, nos permite ofrecer actualmente un asesoramiento y servicio profesional a nuestros clientes. Desde su fundación, la empresa ha basado siempre sus esfuerzos en impulsar una cultura que prioriza la calidad, tanto en los trabajos ejecutados como en los servicios prestados a sus clientes, lo que nos ha permitido obtener la total confianza de todos ellos y el correspondiente prestigio como empresa constructora.

Sabemos lo importante que son para nuestros clientes sus proyectos. Por ello, nos esforzamos para lograr que estos resulten una inversión sólida y rentable con total garantía y máxima seriedad.

Nuestra característica fundamental es que somos una empresa constructora cercana en todos los sentidos; la filosofía primordial se basa en una estrecha relación profesional de tú a tú con el cliente y la dirección facultativa, con el deseo de encontrar conjuntamente la solución a las problemáticas que conlleva una obra de construcción para alcanzar la calidad deseada y el cumplimiento de los plazos de entrega pactados. Este peculiar carácter nos permite conocer nuevos clientes a través de actuales clientes satisfechos con nuestro trabajo, lo que nos ha permitido un crecimiento sostenido, incluso en épocas de recesión del mercado.

Recursos humanos

El mayor activo de Construccions Metàl·liques i Derivats Valls es su equipo humano que trabaja día a día para cumplir con la filosofía empresarial que nos distingue dentro del sector. Nuestro afán por la calidad y el buen hacer durante más de 70 años, ha consolidado un equipo de profesionales con alta cualificación y experiencia, capaz de afrontar los retos futuros con las mismas garantías y firmeza demostrada en los proyectos realizados hasta la fecha.

Construccions Metàl·liques i Derivats Valls dispone actualmente de personal propio cualificado y formado que, junto la flota de vehículos y maquinaria, nave de manufactura, almacenamiento y oficinas, permiten desarrollar su actividad con garantías de éxito.

Nuestro personal dispone de la formación en prevención de riesgos laborales, así como formación de segundo ciclo por oficio, como el nivel básico de prevención en construcción y PRL para trabajos de albañilería. Esta formación permite a nuestro personal obtener la Tarjeta Profesional de la Construcción (TPC) obligatoria para todos los trabajadores del sector de la construcción a partir de enero del 2012.

Nuestro personal también realiza periódicamente cursos de reciclaje de la formación en materia preventiva que imparte nuestro servicio de prevención ajeno y se encuentra al día en la realización de las correspondientes revisiones médicas anuales adaptadas a su puesto de trabajo específico para obtener el correspondiente certificado de aptitud médica necesario para todos los trabajadores del sector de la construcción.